"Quiero estar en Chicago"

"Quiero estar en Chicago"

OAKLAND, California -- Ozzie Guillén apreciaría saber tan pronto como fuera posible cuál es su situación con los Medias Blancas de Chicago.

El sabe lo que quiere: terminar su carrera como manager en la ciudad de los vientos. Si el dueño Jerry Reinsdorf y el gerente general Ken Williams tienen otros planes, el piloto venezolano lo entiende. Sólo quiere saberlo; así él y su familia pueden tomar medidas en un sentido o en otro.

"Quiero estar en Chicago", dijo Guillén. "Mi mente está lista. Quiero estar aquí tanto como pueda. Quiero ser parte de los Medias Blancas el resto de mi carrera. Con algo de suerte podré reunirme con Jerry y Kenny y ver qué tienen en mente... Espero que todo salga bien para ambas partes. Respetaré lo que tengan en mente. Al mismo tiempo, esto es un negocio".

El extrovertido timonel habló sobre su incierto futuro luego de que su equipo venciera 4-3 a Oakland el miércoles y pusiera fin a los ocho descalabros consecutivos de Chicago, su peor racha de la temporada.

Guillén, de 46 años, tiene contrato hasta el 2012, pero su difícil relación con Williams podría causar que se separen prematuramente. Se había dicho que el manager tiene la mira puesta en los Marlins de la Florida, aunque insiste en que se quiere quedar.

Los Medias Blancas se perderán los playoffs por segunda temporada consecutiva.

"Sé lo que quiero. Lo tengo muy claro", dijo Guillén. "Esa es mi elección. Yo no tomo las decisiones. Eso les corresponde a ellos... Cuando le preguntas a otras personas sobre tu futuro, tienes que estar preparado para lo peor. De ahora en adelante, a donde quiera que vayamos, me van a hacer la misma pregunta".

Aunque podría haber vacantes para managers en las Grandes Ligas --quizá en más de un tercio de los equipos--, Guillén dice que ocupar uno de esos puestos es mucho más difícil que ser un agente libre como jugador.

"Como jugador tienes 30 opciones", dijo. "Como manager, dos o tres".

Guillén llevó a los Medias Blancas a un título de Serie Mundial en el 2005 durante su segunda temporada al frente del equipo. Bromeó con que él no necesita mucho, sólo "un contrato de 10 a 12 años".

El piloto tiene foja de 592-533 en siete temporadas en Chicago, su único empleo como manager. Jugó las primeras 13 de sus 16 campañas en las Grandes Ligas con los Medias Blancas.

"Nadie tiene la misma pasión y el mismo amor por esta organización que yo", dijo Guillén.